Un trabajo de Novela… Ira Parte 2

-Pero si te estoy poniendo un cacho de vinil aquí para que no la cagues-

-Es que lo confundí…-

Ira contenida, frustración, tiempo perdido, material desperdiciado, ahora si podía decir que me salió lo “GABRIELA”, que es mi segundo nombre que no me gusta porque a pesar de ser “fuerte”, es útil para sobrenombres, el nombre heredado de primogénito en primogénito, varón, me tocó a mi, bueno, ese es harina de otro costal, -¿A ver si este es el que pedí, porque me pones el otro?-

-Es que no había del otro-

-¿Y porque no pediste más?-

-Ese no es mi trabajo…-, bueno independientemente de si era su trabajo o no, me puse furiosa, le grité, cosas que ya no recuerdo, me quejé por su incompetencia, y después me regañaron porque era mi responsabilidad, pero si había ese material, solo que lo cortaron mal y lo desperdiciaron.

Una de mis grandes habilidades es reciclar todo el material posible, intentando ahorra la merma, o el material que se eche a perder, me gustan los procesos óptimos que no dejen vacío para errores, pero cuando al personal le vale, no se puede hacer mucho.

La persona encargada de ese trabajo siempre tendía a alargar sus plazos y su desempeño, a pesar de ser muy bueno, en ocasiones dejaba mucho que desear, mucho, se le hizo fácil faltar dos días, la regresaron a su casa el día que se presentó, y ahora yo tenía que encargarme de la producción de material, según yo no habría problema, podría controlar más el material y los proyectos, aunque se me cargaría la mano, y los materiales tardarían más en fabricarse, pero debía y sobre todo podía, pero al final ella ya no volvió, en cambio yo no faltaba aunque estuviera enferma, llegaba a mi hora y me ibs un poco más tarde,  me había vuelto workholica (Adicta al trabajo, loca, como sea es igual de triste…)

Para ello, la amante en el taller del jefe, le exigió al jefe que debía acompañarla a ver a un cliente para el cual fabricaría la nomenclatura para una universidad en puebla, (BUAP, si ven unas en C.U. que son del área de Ingeniería química, yo las diseñé, hice el photshopeado, ayudé a armarlas, y a instalarlas… FIQ1-8 Fotos, manden fotos :D), se me exigió asistir con zapatillas y vestido, pero yo no usaba tacones, fue horrible, aparte de que soy alta, una leve esclerosis en la rodilla derecha, es hiper dolorosa, HIPER, con tacones, pero aún así accedí, mi jefa, (Ahora amiga), me maquilló, fuimos a la junta con el cliente, después hicimos un recabado de información directamente en la institución, camine una hora y ya no sentía los pies, pero lo hice, hice todo el desarrollo del material, revisé la cantidad de material necesario, tipografía, color, y envié el diseño.

El proyecto fue autorizado, y fuimos a realizar la labor de instalación, un sábado a las 3 de la tarde cuando mi hora de salida era precisamente esa, pero no había material, las letras no estaban lista, no se hicieron con pintura horneada y estaba mal el canto, (Es el ancho de la letra 3D), mal, todo mal, estaba nuevamente furiosa, yo debía estar en casa con mi familia, se suspendió ese día y llegue a las 7 a casa, cansada y regañada.

Me movieron temporalmente de las oficinas de la empresa, al taller de la amante, solo para fabricar el material, debía verificar el tamaño del canto, que las letras NO estuvieran en espejo, (Porque ya habían armado 4 juegos al revés, incluyendo el 2 ), yo debía supervisar todo, 10 personas bajo mi cargo, no era lo que yo quería, pero fue cuando me di cuenta de que si quería que algo se hiciera bien, tendría que exigirlo.

Comenzamos a realizar las instalaciones, el primer día llegué a las 8, pero salí a las 10 de la noche, el segundo día fue igual, el tercero, el cuarto, así hasta llegar a 2 semanas y media, (Considerando los sábados hasta las 3 y los domingos no trabajaba) pregunté por mis horas extras, se rieron de mí, las excusa fue que las horas extras se acumulaban para faltas injustificadas, mi jefa abogó por mí, que yo nunca faltaba, pero no, no me iban a pagar horas extras, eso no estaba a discusión. (“Notese” que la empresa que compró las letras a la amante del jefe no tienen nada que ver).

Pedí un aumento al notar que tenía más trabajo, y necesidades, la escuela de mi hij@, manutención y todo eso, se quedaba todo el día con mi mamá, yo pasaba por ella, ya bien tarde y debía trasladarme, todavía, a mi casa, me dijeron que NO, porque no era profesional, “REALLY?”, yo era más que profesional, (Disculparán mi arrogancia), realizaba trabajo que no me correspondía, o que más bien no me pagaban, horarios extenuantes, medias hora de comida, sin descanso, incluso soñaba que trabajaba.

Un día estaba utilizando una Docucolor, al no poder con el material el chistoso del jefe se le hizo fácil ir y querer agárrame las nalgas, le puse un hasta aquí, y lo reporté directamente con mi jefa, mi jefa se enojó y le reclamó, pero el jefe cambió de actitud hacía mí.

Se me exigió el diseño y la fabricación de unas credenciales para el taller de la amante, pero así como me llamaron, así llegaron por las credenciales, a penas me estaba acomodando para terminar los archivos, cuando el jefe comenzó a gritar, me dijo PENDEJA, ERES UNA PENDEJA, me fui a la otra oficina a terminar, no podía perder el tiempo escuchando sus pendejadas, terminé el material, ero no me dieron ni tiempo de revisar nombres, ni fotos, fue casi un parpadeo, luego dijo ERES UNA INUTIL, PENDEJA, CHINGA TU MADRE, (Si sus jefes les hablan así, grabenlos y ALV), tomo todo y se fue.

Me sentí mal, muy mal, le comenté a mi esposo, el dijo que dejara el trabajo, pero yo lo necesitaba, más por salud mental que por dinero, pero ¿Si todo el tiempo era tratado como un NO profesional que hacía ahí?, orgullo.

Continuamos con nuestro trabajo, seguimos cotizando, diseñando, fabricando, instalando material, se continuó como si nada hubiera pasado, pero comenzaron a exigirme más, más, mas gritos, mas insultos, más trabajo, cambios en el horario, menos tiempo de comida, llegada mas temprano, salida hasta que el material se terminara.

Así que pedí vacaciones, nuevamente se rieron, que si no podía me fuera, fue humillante, sabía que no era imprescindible, pero me sentía tan mal de que solo me consideraran desecho a pesar de todo el trabajo y personal que les habíamos ahorrado.

Así que tome las vacaciones, le hablé a mi jefA y le dije voy a tomar esta semana como mi tiempo extra de faltas injustificadas, me tomé una semana, una para pensar las cosas, para decidir, para reflexionar.

Pero el área de producción no paraba de llamar, el área de cotizaciones no paraba de llamar, y me di cuenta de que no era imprescindible, yo realmente hacía algo de valor ahí, era PROFESIONAL, con todas sus letras.

Accedí a una cita con mi jefa y le puse las cosas claras, no me importaba que me pagara menos, pero entraría como siempre y saldría a las 3, tiempo para ir por mi hija y tener tiempo con ella…

Y aceptó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *